Labrador Retriever

Origen del labrador retriever

 

A pesar de su nombre, que hace alusión a la provincia canadiense de Newfoundland y Labrador, la Federación Cinológica Internacional (FCI) reconoce el origen del labrador retriever en Gran Bretaña. Sin embargo, la historia de esta popular raza sí está relacionada con la isla de Newfoundland y, más exactamente con la ciudad canadiense de San Juan (Saint John).

 

Es probable que el perro de San Juan (Saint John's dog), ancestro directo del labrador retriever, haya sido descendiente de perros de agua británicos. Estos perros de agua habrían sido llevados a la isla de Newfoundland por pescadores ingleses. En la isla, se habría desarrollado el perro de San Juan, que era utilizado por los pescadores para ayudar en las actividades pesqueras, arrastrando hasta la orilla líneas de redes de pesca.

 

El labrador retriever, por tanto, debían ser resistentes, trabajadores y buenos nadadores. Además necesitaban tener un pelaje denso que los protegiese de las gélidas aguas del norte y colas gruesas que sirvieran como timón. La variedad más pequeña de los perros de San Juan habría dado origen a diferentes razas de perros cobradores (retriever), entre las que se encuentra el perro labrador retriever.

 

A mediados del siglo XIX, algunos perros de San Juan fueron exportados a Inglaterra, donde fueron empleados por un puñado de criadores para obtener el perro cobrador "perfecto". Fue así que, tras varias generaciones y una selección minuciosa, nació en Inglaterra el perro labrador retriever. En las dos primeras décadas del siglo XX se establecieron en Inglaterra las bases morfológicas de la raza, tal y como la conocemos hoy en día. En esa época ya existían en Inglaterra varios retrievers registrados en el Kennel Club.

 

Los labradores fueron importados a Estados Unidos durante la primera guerra mundial. La segunda guerra mundial tuvo consecuencias desastrosas para esta raza, al igual que para todas las demás razas, y la crianza de perros se vio relegada a un plano menos que secundario.

 

Después de la segunda guerra mundial, el labrador empezó a cobrar popularidad. Poco a poco fue demostrando sus grandes cualidades como perro de caza, pero lo que le valió la mayor popularidad fue su buen carácter sumado a su apariencia agradable.

 

Hoy en día el perro labrador retriever destaca en muchas actividades. Es uno de los perros preferidos para los grupos K-SAR (perros de búsqueda y rescate), como guía para ciegos, perro de asistencia, perro de terapia y la mascota canina más popular en todo el mundo.

 

Características del labrador retriever

 

El labrador retriever es un perro de tamaño mediano, con cuerpo musculoso, fuerte y compacto. Para los machos, la altura a la cruz se encuentra entre 56 y 57 centímetros. Para las hembras, la altura a la cruz se encuentra entre 54 y 56 centímetros. El peso de los machos debe estar entre los 27 y los 34 kilogramos. El peso de las hembras debe estar entre los 25 y los 32 kilogramos. Las principales características de su cuerpo son las siguientes:

 

Pecho ancho y profundo.

 

Espalda recta.

 

Ligeramente más largo que alto.

 

Cabeza ancha.

 

Hocico alargado y ancho.

 

Stop pronunciado.

 

Mordida en tijera.

 

Mandíbulas fuertes.

 

Orejas medianas y cuelgan a los costados de la cabeza.

 

Ojos con una expresión vivaz e inteligente.

 

La cola, característica de esta raza, es gruesa en la base y termina en punta.

 

Colores del labrador retriever

 

El labrador retriever es de color café o castaño. Lleva un pelaje abundante que le confiere una apariencia redondeada, por lo que se la denomina "cola de nutria". Nunca debe ir curvada sobre el lomo.

 

El pelaje del perro labrador es corto, denso y sin ondulaciones. Esta raza tiene doble manto. El manto interior es suave e impermeable. El manto externo es más duro y ayuda a mantener la impermeabilidad. Los colores aceptados para el labrador son el negro, chocolate y amarillo. Este último va desde el crema claro hasta tonos rojizos. Son aceptables pequeñas manchas blancas en el pecho del labrador retriever.

 

¿Cómo es el labrador retriever cachorro?

 

El perro labrador suele ser muy amigable con personas y con perros, pero debe ser socializado correctamente cuando aún es cachorro. Un labrador retriever correctamente socializado suele ser una excelente compañía para los niños.

 

Es importante educarlo desde cachorro para evitar problemas de búsqueda excesiva de atención y de ansiedad por separación. Además, los labradores suelen tener una adolescencia prolongada, por lo que no son las mejores mascotas para personas que prefieren llevar una vida sedentaria. Sí son una buena opción para quienes disfrutan de actividades físicas al exterior.

 

Carácter del labrador retriever

 

Una de las características más notables del labrador retriever es su carácter. Debido a su apariencia amigable y su carácter excepcionalmente sociable, esta raza canina ha sido la más popular del mundo por más de una década. Además, la estabilidad de carácter de estos perros los ha convertido en grandes socios de la humanidad, colaborando como perros de rescate, perros de terapia, perros de asistencia y mucho más.

 

El labrador retriever es sociable, amigable, leal, inteligente y amante de la diversión. Esta raza es fácil de entrenar, por lo que resulta una buena compañía si se cuenta con el tiempo y el espacio suficiente.

 

Esta raza tiene mucha energía y necesita mucho ejercicio. Por esto, aunque puede adecuarse a vivir en un departamento, es necesario que reciba largos paseos y pueda jugar con otros perros. La afición que tiene el labrador retriever por el agua es una de sus características conductuales. La raza también presenta una notable predisposición al cobro, por lo que es fácil enseñarles a traer cosas. A pesar de sus grandes cualidades, el labrador retriever tiende a solicitar atención frecuentemente.

 

Muchos labradores tienden a acercarse impetuosamente a otros perros, y esto puede causar conflictos con perros desconocidos. Sin embargo, el labrador retriever no es afecto a las peleas y normalmente las evita, aunque puede meterse en problemas por su ímpetu y energía.

 

Cuidados del labrador retriever

 

El perro labrador puede habituarse a vivir en un piso pequeño si se le proporcionan los paseos y el ejercicio suficiente. Lo ideal sería ofrecerle unos tres paseos diarios, bien repartidos durante el día. Será importante fijarnos en los errores típicos del paseo para intentar evitarlos. Esta rutina deberá ser combinada con algo de ejercicio activo para perros adultos, pues el labrador retriever se trata de una raza conocida por su apetito insaciable que puede conllevar obesidad si se le permite. Además, el ejercicio le ayudará a canalizar su temperamento activo e inquieto, muy habitual en esta raza.

 

Los juguetes serán muy importantes para el labrador retriever y nos ayudarán a encontrar nuevas formas de canalizar toda la energía que lleva dentro este perro. Descubre en ExpertoAnimal algunos juguetes de inteligencia para perros y no dudes en proporcionárselos de forma regular. Algunos perros labradores suelen adquirir el hábito de morderlo todo cuando son cachorros. Los mordedores clásicos nos ayudarán a solucionar este problema.

 

Finalmente recordamos la importancia de bañarle cada mes o mes y medio así como de cepillarle. Eso ayudará a prevenir la aparición de parásitos y a que nuestro labrador retriever disfrute de un pelo sedoso, brillante y limpio.

 

Educación del labrador retriever

 

El labrador retriever es un perro relativamente fácil de educar y adiestrar por su carácter sociable y su predisposición al afecto y los premios. Lo ideal será empezar a trabajar desde su etapa de cachorro la socialización del perro, proceso que seguiremos trabajando hasta su etapa adulta. Debemos relacionarle con todo tipo de personas, animales y objetos, evitando así el desarrollo de fobias y miedos en su etapa adulta.

 

Por otro lado, también será muy importante su aprendizaje en las órdenes de obediencia básicas, tales como sentarse, quedarse quieto o acudir a la llamada. Todas estas órdenes, no solo nos ayudarán en la seguridad del perro, también harán que nuestra relación con él sea buena y le estimularemos mentalmente. Ya que el perro labrador retriever posee cualidades excelentes, no estará de más estimularle con juegos y actividades de todo tipo. Una forma de mantener al labrador retriever ágil y feliz, puesto que adora los juegos y la diversión.

Sigue nuestra página de Los Osos PR aquí
  • Facebook