Goldendoodles

 Origen del goldendoodle

Los goldendoodles son perros nacidos del cruce entre un golden retriever y un caniche, generalmente de tamaño mediano o estándar. Estos perros se empezaron a desarrollar a fin de contar con más razas consideradas como "hipoalergénicas", virtud que posee el caniche, que pierde muy poco pelo. De esta forma compensaban la exagerada caída de pelo de los golden retriever. Por otra parte, la raza es alabada por sus dotes como perro guía y perro de terapia, algo que hereda del golden retriever, famoso por desempeñar tradicionalmente dichas labores. Pero ¿por qué desarrollar una nueva raza si ya se cuenta con una que cumple a la perfección esas funciones? Y aquí es cuando todas las piezas encajan, porque, ¿qué pasa si la persona a la que debe acompañar el golden es alérgica al pelo de perro? Pues es entonces cuando el goldendoodle resulta el can idóneo. Los primeros cachorros de goldendoodle nacieron en 1992, originándose la raza tanto en Australia como en Estados Unidos al mismo tiempo.

Características del goldendoodle
Un goldendoodle puede ser de tres tamaños diferentes: grande, de entre 20 y 30 kilogramos, mediano, con un peso que oscila entre los 14 y los 20 kilos, o mini, siendo el peso máximo de estos perros de 6 kilogramos. En todos los casos se da un marcado dimorfismo sexual, pues se estima que las hembras miden como media unos 5 centímetros menos de altura que sus homólogos machos, diferencia que se hace más notoria y pronunciada en los de mayor tamaño. La esperanza de vida ronda los 12-15 años. Son perros estilizados, con un cuerpo largo, unas extremidades también alargadas y ligeras, que contrastan con una cola proporcionalmente corta. La cabeza es fina y larga, con un prominente hocico de nariz oscura. Tienen unos ojos separados de color oscuro y unas orejas grandes y caídas hacia los lados de su cabeza. El goldendoodle cachorro Algo indiscutible es que los pequeños goldendoodles son sumamente adorables. Pero, ¿sabes que su pelo mientras son cachorros es muy diferente al que presentan de adultos? Cuando nacen, los goldendoodle tienen un pelo liso y muy abundante, pero a partir de las 6 semanas de edad, ese pelo comienza a rizarse poco a poco. A los 3 meses de edad su pelo es ondulado, pero a los 6 meses es completamente rizado.

Colores del goldendoodle


Al no existir un estándar oficial de la raza no se puede hablar de colores admitidos o permitidos. Sin embargo, sí que existe predilección por los colores típicos de las dos razas progenitoras, es decir, colores claros como el dorado del golden, o blancos, marrones, negros y grises del caniche. Los más frecuentes son los dorados y crema. De forma general, es un pelaje grueso, largo y rizado, formando así un manto denso y muy tupido. Es más espeso y largo en la zona de la cara, las patas y la cola. Esto varía entre ejemplares, pues algunos, aunque los menos, pueden tener el pelo ondulado o incluso liso.

Goldendoodle mini

Los goldendoodle de tamaño mini son el fruto de los cruces realizados entre golden retriever y caniche miniatura. Estos perros se diferencias de los goldendoodle estándar básicamente por su tamaño, mucho más reducido. Mientras que un goldendoodle "normal" pesa entre 14 y 20 kilogramos, los mini no van a sobrepasar los 6 kilos de peso corporal. Además, en estos goldendoodle se hace más notoria la energía que presentan estos mestizos, siendo algo más activos que los medianos y sobretodo que los grandes.

Carácter del goldendoodle

Los goldendoodle pueden estar orgullosos de su buen carácter, pues suelen ser increíblemente sociables, cariñosos y muy muy dulces y delicados. Se llevan genial con todos, perros, gatos, niños, personas mayores, familias, personas solas… Ideal prácticamente para casi cualquier hogar y familia. Aunque, no lo es tanto para aquellos que suelan pasar mucho tiempo fuera de casa, pues no soportan la soledad prolongada. Dada su bondad y carácter extrovertido no son adecuados como perros vigía ni guardianes, pues no rechazan a los extraños. Son muy activos, por lo que hay que asegurarse de que realizan suficiente actividad física de forma diaria. Si esto no se cumple pueden darse casos de goldendoodles traviesos que vuelcan sus energías en destrozos de diverso tipo o exceso de ladridos.

Cuidados del goldendoodle

El goldendoodle exige una serie de cuidados diarios, como es recibir una dieta ajustada a sus requerimientos nutricionales y energéticos. Es importante que no se les alimente en exceso, pues ellos no vana dejar de comer aunque ya estén llenos, son muy glotones, lo cual puede llevarlos con demasiada facilidad a sufrir de sobrepeso y obesidad. Junto a su alimentación hemos de cuidar también su hidratación, que es incluso más importante, por lo que siempre hemos de dejar agua fresca y potable a su disposición. Estos perros necesitan ejercitarse de forma diaria. Para ello podemos dar largos paseos o practicar deportes con ellos como el running o la natación. También son recomendables los juegos, si hay niños en la familia ambas partes podrán divertirse y jugar juntos. Además, realizaremos un mínimo de entre 3 y 4 paseos al día para que puedan hacer sus necesidades. En cuanto a su pelaje, este exige cepillados frecuentes, recomendándose realizar al menos un cepillado al día, pues así se evita la formación de nudos y se puede eliminar fácilmente la suciedad que haya podido acumularse. El baño puede realizarse cada 1 o 2 meses, dependiendo de sus niveles de suciedad.

Educación del goldendoodle

Un goldendoodle tiene un carácter dócil y colaborativo en los entrenamientos. Esto hace que sea una de las razas caninas híbridas más fáciles de entrenar. Empezaremos cuando es un cachorro con la socialización del perro, presentándole todo tipo de personas, animales y entornos. Eso nos ayudará a garantizar un carácter estable y positivo en su etapa adulta, así como la falta de miedos o agresividad. También en su etapa de cachorro le enseñaremos a orinar en el periódico y, una vez tenga sus vacunas al día, a orinar en la calle. Una vez llegada a la juventud, enseñaremos al perro las órdenes de obediencia básicas, fundamentales para un buen control y comunicación con el propietario. Cabe destacar también que estos canes tienen un marcado sentido del olfato, por lo que se les puede enseñar fácilmente a rastrear olores. Para ello podemos elaborar juegos de rastreo, los disfrutarán sobremanera. Para terminar, recordar que será fundamental utilizar el refuerzo positivo en todo momento, evitando el castigo y los gritos, apostando así por premios sabrosos, caricias o palabras amables.

 

Para ver nuestros Goldendoodles Disponibles puede visitar el siguiente enlace https://www.lososospr.com/puppies?Categor%C3%ADa=Goldendoodle

Sigue nuestra página de Los Osos PR aquí
  • Facebook